jueves, 11 de julio de 2019

Cortes de "Castilla": Manipula que algo queda

Por  Alicia Valmaseda Merino, Coordinadora y portavoz de ComunidadLeonesa.ES

Con estupor e indignación, vemos la publicación de la página de las Cortes de Castilla Y LEÓN (www.ccyl.es) en la que un titular decía: "Las Cortes de Castilla invisten a Alfonso Fernández Mañueco como presidente de la Junta" (Captura en anexo).



Si bien es cierto que en el cuerpo de la noticia hablaba de "Castilla y León" y que, ante las airadas protestas de muchos leoneses, se ha cambiado el titular, no podemos dejar pasar este agravio, uno más, por parte de una institución que, supuestamente, debería estar para defender no sólo los derechos de TODOS los ciudadanos de esta autonomía sino la correcta utilización y aplicación del nombre de la misma.

Esta autonomía está formada por una región completa, compuesta por las tres provincias LEONESAS de León, Salamanca y Zamora y parte de la región de Castilla la Vieja, seis de sus ocho provincias, así que, de utilizar uno sólo de los nombres, éste debiera ser León y no Castilla ya que pretender que esta autonomía representa a toda "Castilla" no deja de ser una apropiación indebida, dado que la misma se encuentra, hoy día, repartida entre CINCO comunidades autónomas.

Más le valía a la Junta preocuparse por esa división castellana en lugar de intentar, por todos los medios, castellanizar al León triprovincial representado por el "Y León" del nombre de la comunidad.

Es realmente penoso que algunos particulares, e incluso algunos medios de comunicación, "olviden" el verdadero nombre de la comunidad pero que una institución como las Cortes de Castilla Y LEÓN lo haga, no es, bajo ningún concepto, un "olvido involuntario" sino, lisa y llanamente un trapacero intento de manipulación y un claro menosprecio hacia más de un millón de leoneses, habitantes de esta comunidad.

Todavía no se han apagado los ecos de la toma de posesión del presidente de las Cortes y de la Fundación Villalar, en la que faltando a la más elemental verdad histórica, el Sr. Luis Fuentes, osó referirse a las Cortes de Castilla Y León como: "la institución que da voz a todos los castellanoleoneses desde hace más de 900 años".

Dejando aparte que, con toda evidencia, las matemáticas no son lo suyo puesto que desde 1188 lo que han transcurrido son, exactamente, 831 años, nos encontramos ante una evidente manipulación histórica puesto que en 1188 las Cortes fueron, única y exclusivamente, LEONESAS y no fue hasta 1250 cuando Castilla reunió sus primeras Cortes.

Pretender legitimar una división administrativa que sólo cuenta con 35 años de antigüedad, manipulando la historia, modificando los libros de texto y machacando desde todos los ámbitos posibles con falsedades que tratan de implantar la idea de que "todo es Castilla" eliminando León y lo leonés, no es el mejor sistema para que nos sintamos apreciados en una comunidad que nos desprecia, oculta y trata de apoderarse de nuestra historia.

Basta ya de tanto nacionalismo castellano que con su adoctrinamiento desde la escuela sólo nos está llevando a un conocimiento deficiente de la realidad histórica y al desconocimiento de la auténtica historia de España.

lunes, 24 de junio de 2019

No te cortes

Por  Álvaro Caballero, periodista, (publicado en Diario de León del 23.06.2019 - www.diariodeleon.es/noticias/opinion/no-cortes_1344553.html)

NB.: Las negrillas son “del león que ruge”

Como los yanquis que se dedicaron a comprar monumentos para trasladarlos a un país sin patrimonio anterior a la fundación de la Metro Goldwyn Mayer, Luis Fuentes se vino arriba el jueves durante la constitución del parlamento autonómico para mostrarse orgulloso de presidir “la institución de representación popular más antigua del mundo, que da voz a castellanos y leoneses desde hace más de 900 años». ¡Arrea! Sin ponerse rojo, el procurador de Ciudadanos no sólo se saltó las matemáticas que demuestran que desde se constituyó esta comunidad en 1983 hasta ahora no han pasado nueve siglos, por muy largo que se nos esté haciendo. Más allá de esta consideración numérica, disculpable para alguien de letras, aunque sólo sea de canciones, el asalariado naranja consumó como presidente de la institución la apropiación cultural de las Cortes leonesas de 1188 como si fueran castellanas para adornar su discurso, escrito con pretenciosidad por algún intelectual de Google, igual que le podría haber declarado heredero del hombre de Atapuerca, aunque hubiera sido dar demasiadas pistas.

La mención a la herencia de las Cortes leonesas como patrimonio autonómico reedita la infamia de confundir el todo por la parte que ya intentó la Junta, cuando hace tres años tomó el claustro de San Isidoro con sus banderas cuarteladas para escenificar un pleno del parlamento. El esfuerzo monetario para abastardar la identidad regional dejó posos como el mostrado por el socialista Luis Tudanca. El líder del PSOE, con dos puntos menos de soberbia que antes de creerse presidente, persistió el jueves en su orgullo de formar parte del “parlamento más antiguo del mundo”, dentro todavía de su papel de resucitado al que le lamen las heridas los acólitos, a la espera de que se den las condiciones para el motín, tan socialista, en el que alguien se erija en líder de la puñalada bruta. A la fiesta se sumó el portavoz de Vox —qué más da el nombre— para balbucear no sé qué clichés rancios sobre la ideología de género y hacer gala de su indigencia política. Sólo faltó que se luciera el popular Alfonso Fernández Mañueco, necesitado de que alguien hablé con su voz para que parezca que ha cambiado. Le servirá el ciudadano Francisco Igea, quien debe levantar la mano para pedir permiso a la dirección de su partido en Madrid cada vez que quiera ir al baño. Las Cortes no han cambiado tanto en 900 años. Aquí en León como allá en Castilla.

miércoles, 24 de abril de 2019

Villalar: izquierdas y derechas conmemoran una derrota

Por  Eugenio-Jesús de Ávila, Director de El Día de Zamora (publicado el 24 de abril de 2019)

Los comuneros lucharon y sus líderes fueron decapitados por la justicia, la paz y la libertad, con nuestra provincia y ciudad el Estado ha sido injusto, cicatero y liberticida: hay que seguir en el frente.

¿Un zamorano tiene algo que celebrar cada 23 de abril? Nada. Algunos, que van de izquierdas, conmemoran la derrota de los comuneros, el inicio de la decadencia de lo que fueron los reinos de León y los territorios castellanos. No todos, porque Burgos, por intereses económicos en la exportación de la lana merina a Flandes, pasó de la causa común. La derrota de Padilla, Bravo, Maldonado, el obispo Acuña y tantos hombres y mujeres de la meseta norte y también de la vieja capital de España, Toledo, fue la derrota de la ucronía, de lo que pudo haber sido, la industrialización del interior de España, y no fue. Desde entonces, el Estado español apostó por la periferia. También la colonización de América lo impuso. Franco, en sus cuarenta años de dictadura, favoreció, sin duda, el despegue de los territorios periféricos, en detrimento de Castilla y León, dos regiones distintas. Hoy, en el año 2019, los partidos políticos también prefieren los territorios epidérmicos de la patria. Le suena a usted eso de la despoblación. ¡Ay el franquismo latente!

Creo que solo fui una vez a la campa de Villalar, campo de batalla de la derrota comunera ante las huestes del jovencito Carlos I. Vivía todavía Franco. Después nunca más se me ocurrió pisar lo que fue tierra zamorana hasta 1833 y después de Valladolid. Las izquierdas, las del poder, PSOE, y las marxistas, tomaron el día como su fiesta en lo que llaman Castilla y León. Ahora también van los del PP a buscar el voto perdido entre las margaritas tempranas de esa geografía de Tierra de Campos. Muchos jóvenes portaban, y exhiben, banderas moradas, como si el estandarte castellano fuese de ese color. Después Lerroux, equivocado, lo añadió a la bicolor. El verdadero pendón de Castilla fue carmesí. El tiempo, Cronos y los siglos, lo convirtió en ese feo color. El republicano catalán creía que Castilla había sido el origen de España. De ahí que compusiese esa bandera tricolor con el añadido del pendón castellano.

Pero dejemos estos cotilleos históricos para ir a la médula del asunto. Un zamorano nunca será castellano. Y si así se considera, lo catalogaré de analfabeto histórico y geográfico. Desde que funciona esta maldita autonomía, la que ha potenciado el eje Valladolid-Burgos, con el apéndice del sur palentino, Zamora ha ido a menos en población, servicios, y desarrollo económico. Nuestra provincia se ha pauperizado de forma alarmante. Sí, ya sé que los defensores de la Junta, todos los partidos, salvo la excepción de UPL y PREPAL –izquierdas y derechas se han puesto de acuerdo en ese atentado histórico que es la autonomía- se hallan felices con esta forma de sistema. Hoy por ti y mañana por mí, más ahora que el PSOE huele a victoria en las elecciones autonómicas. Y argumentarán que los ejecutivos de Lucas y Herrera han invertido mucho dinero en nuestra ciudad y provincia. Vale. Compárense estas inyecciones económicas con las recibidas en las provincias favoritas del PP, y también del PSOE. Pues migajas, propinas, calderilla. Y, dentro del Reino de León, Zamora ha sido, sin duda, la más olvidada, humillada, ofendida. Da igual. Unos y otros saben que los zamoranos, prensa incluida, porque vive de la subvención institucional, son cobardicas, gente que no protesta, que, con eso de la Semana Santa y poco más, son tan felices.

Insisto, para finalizar, no ha lugar para más celebraciones de Villalar; me niego a festejar derrotas. Lo suyo sería que los zamoranos nos abstuviéramos en las próximas elecciones autonómicas, forma de decirles a los partidos, a todos, salvo las excepciones antes mencionadas, que pasamos de esta autonomía, de sus gobiernos, de esa cosa de Valladolid; que estamos hartos de que se nos trate como a pedigüeños, a menesterosos; porque nosotros tenemos una historia de héroes y un pasado de ciudad rebelde que nos impide rendirnos y resignarnos.

Los comuneros querían, por lo que lucharon, por lo que fueron decapitados sus líderes, justicia, paz y libertad. Zamora, casi 500 años después, clama por un estado más justo, por la paz de otorga una economía pujante y la libertad de formar parte de otra comunidad que no sea la de Castilla y León.

miércoles, 20 de marzo de 2019

Carta abierta a las Cortes Españolas

Por Alicia Valmaseda Merino, Coordinadora y Portavoz de ComunidadLeonesa.ES

Correo dirigido hoy, 20 de marzo de 2019 a las siguientes direcciones del Congreso de los Diputados (webmaster@congreso.es, informacion@congreso.es) y al apartado de "Contactar" de la página del Congreso (http://www.congreso.es/consti/portal/contactar.jsp):

Asunto: El REINO de León ES la Cuna del Parlamentarismo


Buenas tardes:

Hace unos días, leímos la noticia de que las Cortes Españolas iban a realizar un acto de reconocimiento a los Decreta otorgados en la reunión de las Cortes Leonesas de 1188, primeras Cortes Parlamentarias de Europa que, por este hecho, merecieron el reconocimiento para León de “Cuna del Parlamentarismo”.

Sin embargo, hoy leemos, con sorpresa y estupor un twit del Perfil Institucional del Congreso de los Diputados según el cual “Las Cortes Generales reconocen a 'la provincia de León' como 'Cuna del Parlamentarismo' con motivo del 40 aniversario de la Constitución.”

De verdad que no conseguimos dar crédito a lo que leemos. ¿Cómo es posible que el máximo órgano de representación del pueblo español trate con un desconocimiento semejante nuestra historia?

En 1188, el rey Alfonso VIII de León (no tiene ningún sentido llamar IX al octavo Alfonso que se sentó en el trono leonés) convocó una Curia Plena en la capital de su Reino, que se reunió en el Claustro de San Isidoro y a la que convocó, además de a la Nobleza y el Alto Clero, a los representantes elegidos por las principales ciudades del Reino, a saber: León, Zamora, Salamanca, Astorga, Benavente, Ciudad Rodrigo, Ledesma, Oviedo, Toro (y quizás alguna otra cuyo nombre se nos olvida).

Fue todo un Reino, el convocado; es a todo un Reino al que debemos reconocer como “Cuna del Parlamentarismo”.

Reducir dicho Reino, que en 1188 ocupaba casi todo el noroeste de la península, a la provincia de León, además de resultar insultante, denota un preocupante desconocimiento de la historia, dado que las provincias, con sus actuales demarcaciones, no existieron hasta que el Decreto-Ley de 30 de noviembre de 1833, conocido popularmente como “Ley de Javier de Burgos” estableció la división regional y provincial de España, según la cual, se llamó Reino de León a la región que, a partir de dicho momento, se dividió en las provincias de León, Salamanca y Zamora.

Agradeceremos rectifiquen sus comentarios erróneos y reconozcan la realidad de que la Cuna del Parlamentarismo es el Reino de León del que los actuales leoneses de León, Zamora y Salamanca somos herederos.



Publicado en:

CiudadRodrigo.net:
http://www.ciudadrodrigo.net/2019/03/20/carta-abierta-las-cortes-generales-comunidadleonesa-es-critica-que-al-congreso-por-reconocer-la-provincia-de-leon-como-cuna-del-parlamentarismo/

Diario de Valderrueda:
http://www.diariodevalderrueda.es/texto-diario/mostrar/1362797/cortes-espanolas-marcan-cuna-parlamentarismo-provincia-vez-reino-leon

Enredando:
https://www.enredando.info/comunidadleonesa-es-publica-una-carta-abierta-a-las-cortes-espanola/


sábado, 27 de octubre de 2018

León NO es castellana (Tampoco Zamora, ni Salamanca)

Por Lluis Llïonés

Estimados señores de RTVE:

A través de redes sociales, he tenido noticia de que desde su medio de comunicación se ha llamado a León "localidad castellana" y al Estadio "Reino de León" lo han llamado por su antiguo nombre "Antonio Amilibia" (con falta ortográfica incluida, pues se escribía con "V", y así aparecía escrito en la antigua rotulación del estadio).

Ni las ciudades y capitales de provincia de León, Zamora y Salamanca ni sus provincias son "castellanas". La actual comunidad autónoma de "Castilla y León" (con conjunción copulativa) queda formada por los restos de la región de "Castilla la Vieja" (tras la segregación de Logroño y Santander), y por la región del "Reino de León" formada por las tres provincias anteriormente aludidas. Por lo que tan erróneo es decir que Soria es leonesa como que León es castellana.

Si desean ampliar información sobre la formación de la comunidad autónoma de Castilla y León, les recomiendo la entretenida lectura del libro "Provincias, Regiones y Comunidades Autónomas. La formación del mapa político en España" del autor Jacobo García Álvarez, editado por la Cámara del Senado.

A la vista de lo expuesto mostrar mi malestar ante RTVE por este tipo de errores que se repiten más de lo deseable, y adherirme a la protesta que a continuación les enlazo de la que he tenido conocimiento a través de redes sociales, con el ruego de que no se vuelva a repetir dicho error en el futuro.

https://losrugidosdeleon.blogspot.com/2018/10/sorteo-de-la-copa-del-rey-octubre-de.html?spref=fb&fbclid=IwAR3Mm6jcttYSZ4o3DKakwnOzHGgioVdr2CA_inEo2RydJVUDzezldZdBCUc
Por Alicia Valmaseda Merino, Coordinadora y Portavoz de ComunidadLeonesa.ES Correo dirigido hoy, 22 de octubre de 2018 a las siguientes d...

Nota: se adjunta plantilla escolar en el que pueden comprobar el mapa que sirvió de base para la formación de las actuales comunidades autónomas, todo ello a efectos informativos y de que a quien le queden dudas tenga la oportunidad de practicar las tres provincias leonesas.


Saludos cordiales